Hemos tardado en comenzar los entrenamientos en el instituto y pensábamos que eso se iba a notar en le número de inscritos en las diferentes disciplinas, creíamos que el miedo a la epidemia provocaría una baja inscripción en los deportes, pero para nuestra sorpresa, no ha sido así. Un buen número de deportistas estaban esperando para comenzar y reunirse con sus amigos practicando lo que más les gusta, el deporte.

Con satisfacción hemos constatado que aunque las inscripciones no son como en cursos anteriores, el número de chicos y chicas que se apuntan está muy cercano a los años pasados, incluso en algunos deportes es superior. Éxito en participantes en atletismo con 24 inscritos; en datchball con 18; en tenis de mesa con 12; en orientación con dos inscritas que parecen muy pocas, pero es todo un éxito en esta especialidad deportiva con tan poco número de licencias; balonmano con 9 inscritos y por supuesto en voleibol con un número algo más bajo que otras temporadas pero  creemos que conforme avancen los días y ya entrenando en el centro se incorporen nuevos participantes.

Viendo como está el tema del Covid estamos muy contentos porque los chicos y chicas necesitan salir y hacer ejercicio después de un periodo tan largo si él y porque la práctica deportiva les ayuda a evadirse de esta estresante situación provocada por la epidemia.

Seguimos trabajando para que en los barrios del Sur la práctica de deporte no suponga desplazarse lejos, permitiéndonos disponer de más tiempo para estudiar y para conciliar la vida familiar, ya que los padres no tienen que realizar viajes para llevar y traer a sus hijos de los entrenamientos, al tiempo que dotamos de autonomía a los chicos y chicas permitiendo que se acerquen solos al centro para entrenar.